Corrección / Manuales

Diálogos: guiones y puntuación

Comparte si te ha gustado:

La manera de escribir un diálogo es uno de los temas que traen de cabeza a los escritores noveles. ¿Dónde poner la raya? ¿Se usa mayúscula o minúscula en las acotaciones? ¿Qué tipo de guion se utiliza? Para ello he preparado esta miniguía muy sencilla de entender y que te será útil para presentar tus diálogos.

La raya o guion largo (—)

Es la única que debe usarse en los diálogos y no debe confundirse con el guion (-).

—Hola, María.

Para encontrarlo en tu teclado (en Windows) te dejo cinco opciones:

  • Puedes mantener presionada la tecla “Alt” y teclear “0151” en tu teclado numérico (Alt+0151).
  • Puedes encontrarlo en Mapa de caracteres y copiarlo desde ahí.
  • Puedes copiarlo (Ctrl+C) y pegarlo cada vez que lo necesites (Ctrl+V).
  • O bien, en Word, vas a la pestaña Insertar, luego a Símbolo, Más símbolos, buscas el guion largo, clicas en Teclas y, en Nueva tecla de método abreviado, escribes la combinación que más sencilla te parezca, por ejemplo, Ctrl+1, y le das a Insertar.
  • También hay una opción de Autocorrección, (y es la que más recomiendo) que sirve para cambiar un símbolo por otro; por ejemplo, puedes elegir que cada vez que escribas el guion normal te lo cambie por el guion largo. Para ello ve a Archivo > Opciones > Revisión > Opciones de Autocorrección. Una vez haces clic en el botón te aparecerá otro cuadro. Marca Reemplazar texto mientras escribe. En Reemplazar elige la tecla o teclas que desees (por ejemplo, yo tengo puesto dios guiones normales seguidos [–]), y en Con inserta la raya (—). Acepta, y prueba a escribir dios guiones seguidos, verás que se te cambiará automáticamente por la raya.

Esta última forma puede parecer la más difícil, pero una vez configurado, te resultará la más sencilla para escribir el guion.

Dónde poner la raya o guion largo

a) Siempre va pegada a la primera letra del monólogo y a la primera y última del inciso del narrador:

—Hola, María —saludó Juan—. ¿Cómo estás?

Vemos que la H de Hola está pegada a la raya, al igual que la s de saludó y la n de Juan.

b) Nunca se utiliza al final del monólogo. Este irá marcado por un punto y aparte.

—Hola María —saludó Juan—. ¿Cómo estás?

—Muy bien —respondió ella.

Vemos que ambos terminan con punto y aparte (el interrogante hace la función de punto).

Verbos declarativos (también llamados de habla o dicendi) y puntuación

a) Estos verbos designan acciones comunicativas o expresan creencia, reflexión o emoción: dijo, aclaró, supuso, preguntó, afirmó, etc.

Estos siempre empezarán con minúscula y no se usará punto antes de la acotación.

—Hola, María —saludó Juan.

Vemos que saludó se escribe con minúscula.

b) En cambio, con un verbo que no sea de habla:

—Hola, María. —Se  levantó de la silla y sonrió.

Tenemos un inciso introducido por un verbo que no es de habla. La acotación o inciso  muestra una acción aparte. Por lo tanto se utilizará un punto tras María, para separar oraciones, y la acotación comenzará en mayúscula.

c) Tenemos que entender las acotaciones como breves incisos en un diálogo, por lo que la puntuación será la misma que si la acotación no existiera. Veamos varios ejemplos:

—Ayer fui a ver a María, pero la encontré tan cansada que decidí volver a casa.

—Ayer fui a ver a María —explicó Juan—, pero la encontré tan cansada que decidí volver a casa.

Como podéis comprobar, la puntuación es la misma tanto en la primera como en la segunda, con la única diferencia de que se ha introducido la acotación y, tras esta, la coma.

—Me di un baño en la piscina. ¡No veas lo fría que estaba el agua!

—Me di un baño en la piscina —dijo Javier—. ¡No veas lo fría que estaba el agua!

Se introduce la acotación o inciso y se cierra con el punto.

—Yo pensé que… no iba a suponer ningún problema.

—Yo pensé que —dijo José, nervioso—… no iba a suponer ningún problema.


—Todos los aquí presentes sabemos a lo que hemos venido: ¡a luchar y ganar!

—Todos los aquí presentes sabemos a lo que hemos venido —gritó el capitán—: ¡a luchar y ganar!


—Me dijeron que ayer fue su cumpleaños. Seguro que está enfadada por no recibir mi felicitación.

—Me dijeron que ayer fue su cumpleaños. —Se sentó en la silla, abatido—. Seguro que está enfadada por no recibir mi felicitación. 

Observemos que aquí se utilizan dos puntos y seguido: uno finaliza la primera oración y el otro finaliza la acotación, que es una acción aparte.


—Mañana será un gran día para todos, pero ahora debemos descansar.

—Mañana será un gran día para todos —apagó las luces y la estancia quedó a oscuras—, pero ahora debemos descansar.

En este caso, aunque la acotación sea una acción diferente y no esté introducida por un verbo de habla, la primera palabra (apagó) se deja en minúscula, puesto que interrumpe la oración.

d) A veces necesitamos introducir un punto y aparte en un mismo monólogo. Para esto utilizaremos las comillas españolas de cierre [»], que sustituirán a la raya.

Estas comillas las puedes escribir con Alt+0187 (del teclado numérico) o bien usando los truquitos que ya he mencionado con la raya de diálogo.

Ejemplo:

—María estaba sentada en la sombra cuando la descubrí —explicó—. Miraba el horizonte con expresión serena.

»Me acerqué a ella con intención de asustarla, pero no pensé que el susto la mataría.

Espero que te haya servido. Si tienes alguna duda o sugerencia, no dudes en dejar un comentario. Y si te ha gustado, ¡comparte!


Comparte si te ha gustado:

Autor

nikaminiva@gmail.com
Soy escritora, correctora de textos y, por supuesto, lectora apasionada. Leo casi toda clase de libros, aunque mis favoritos son los de fantasía, terror, ciencia ficción y también el manga.

Deja un comentario