escritor brújula eficiente
Productividad Quiero escribir

Escritor brújula eficiente

¿Cómo escribir siendo brújula y no morir en el intento?

Ser escritor brújula tiene algunos inconvenientes, sobre todo, a la hora de escribir una novela larga o en la que hayas de inventar todo un mundo. Parece imprescindible planificar para escribir ese tipo de novelas, y lo es, ¡pero no está todo perdido, brújulas del mundo!

Como escritora brújula que soy, sé lo que cuesta pasarse al otro lado. Lo he intentado muchas veces, y he fracasado en cada una de ellas. Y eso que soy una planificadora nata y ayudo a otros escritores a planificar sus novelas, pero a mí no me funciona. Las ideas me vienen conforme escribo, y no puedo hacer nada por cambiar eso.

Pero, como dicen, la práctica hace al maestro, y como cualquiera que se dedique a la escritura, he terminado encontrando mi método de trabajo. Y no he tenido que dejar de ser brújula para escribir novelas de fantasía en mundos inventados, te lo aseguro. He planificado sí, pero no me he hecho un mapa de toda la novela antes de empezarla.

¿Quieres conocer mi método?

Puede que no sea el más rápido ni el más eficaz para escribir una novela, pero a mí me funciona, y es de lo que se trata. Tú también encontrarás un método de escritura que te funcione, si no lo has hecho ya, pero tal vez estos consejos te sirvan de algo.

Las 3 claves para conseguir terminar una novela sin haberla planificado antes son: resumir, tomar notas y guardar tus investigaciones. Todo ello, conforme avanzas con tu novela.

1. Resume

Antes de empezar a escribir, seas mapa o brújula, te recomiendo hacer un resumen de la idea que tienes en la cabeza. Puede que sepas cómo será el inicio, pero no el final, o puede que ya hayas ideado un final, pero no tengas ni idea de cómo llegar a él. No importa. Escribe la idea en un papel. Seguramente, conforme escribas, te llegarán más ideas y te quedará un resumen de la historia lo suficiente amplio y claro para empezar tu novela.

2. Toma notas

Ya tienes el resumen y una idea clara de lo que quieres escribir. Es hora de ponerte a ello. Aunque no planifiques la novela de principio a fin antes de ponerte a escribir, es imprescindible tomar notas conforme escribes el primer borrador. Si no lo haces, llegará un momento en que repitas algo que hayas escrito en un capítulo anterior, o que un personaje que tenía los ojos azules al inicio acabe teniéndolos marrones como por arte de magia al final.

Puedes tomar todas las notas que creas necesarias, pero, sobre todo, deberías tener en cuenta las siguientes:

2.1. Ficha de personaje y lugares

Si eres escritor brújula, probablemente no tengas ni idea de qué personajes vayan a aparecer en tu historia. Puede que tengas claro al protagonista y poco más, o puede que ni eso. A mí me pasa. Mis personajes cobran vida mientras escribo la historia, no antes. Y por eso creo las fichas de personaje conforme van apareciendo, y las voy rellenando de igual forma. Así, si aparece alguien llamado Federico pero lo único que sé de él, de momento, es que tiene 35 años y trabaja de administrativo, abriré su ficha y añadiré esos datos. Si en el siguiente capítulo escribo que tiene el pelo rubio y los ojos azules, incorporaré esa información a la ficha de inmediato. Por cierto, los animales también cuentan como personajes.

Lo mismo ocurre con los lugares. Si crees que el lugar que aparece en algún capítulo va a ser un sitio recurrente, haz una ficha de ese lugar y rellénala con toda la información que vayas añadiendo en tu novela. Puede ser un pueblo, un instituto, un barco o un callejón.

Aplíca esto también a objetos que tengan gran importancia en la historia. Por ejemplo, el Anillo Único de El Señor de los anillos. No es solo un anillo. Si vas a Wikipedia, tiene toda una página de información para él solo. Es un objeto de suma importancia en la novela, así que debe tener su ficha.

Además, algo que puede serte útil, es marcar en qué capítulo has añadido la información. Por ejemplo, si yo he dicho en el capítulo 3 que Federico tiene el pelo rubio, en su ficha, donde anote su color de pelo, añadiré «cap. 3».

2.2. Resumen de escenas

Otra de las notas que te convendría tener es un resumen de cada escena. Por ejemplo, hoy te sientas y escribes mil palabras, o un capítulo entero. Ese trozo de historia tiene unas tres escenas. Relee el capítulo y resume cada escena en una línea, o incluso menos. Así, cuando quieras saber qué ocurría en ese capítulo, bastará con que te leas esas líneas resumen.

Por ejemplo, una de las partes de un capítulo es donde tu protagonista se está casando, pero aparece el ex de la novia y monta un pollo del quince donde todos terminan a puñetazos y el cura montándoselo con la dama de honor. Con que escribas «boda desastre» es suficiente. Ya sabes lo que ocurre en la boda. La idea es que sepas que esto sucede en ese capítulo. Si lo haces así, ya no tendrás que releer los capítulos una y otra vez para recordar lo que habías escrito en cada uno.

2.3. Resaltar elementos importantes

Además de los resúmenes de escenas, es buena idea marcar situaciones o elementos que sean de gran importancia. Por ejemplo, esa boda desastre puede ser un punto clave en la novela. Marca «boda desastre» en negrita, rojo o subráyalo.

2.4. Línea cronológica

Y esta es otra de las partes que me resultan imprescindibles, sobre todo, si tu historia se divide en largos periodos: meses, años…, o si da saltos en el tiempo: flashbacks, flasforwards

Puede que la historia comience con tu protagonista de quince años y termine con tu protagonista de veinte. No estaría mal trazar una línea cronológica de este personaje, donde indiques cuándo termina el instituto, empieza a trabajar, tiene su primera relación amorosa…

Puedes trazar una línea cronológica para cada personaje importante que la necesite y otra para la trama, o bien una general para todo. Hazlo como mejor te funcione, pero hazlo. Seguro que me lo agradecerás.

Esto, al igual que todo lo anterior, lo irás rellenando conforme escribas tu historia.

Y para no liarte mucho a la hora de tomar notas, te cuento un truquito: termina tu sesión de escritura, lee lo que hayas escrito y, en esa lectura, ve tomando las notas. Si lo haces mientras escribes, perderás el hilo.

3. Guarda tus investigaciones

Cuando estés en plena escritura, seguro que te asaltan dudas sobre mil cosas. Por ejemplo, estás escribiendo sobre pájaros y tu protagonista se encuentra en China. Puede que sepas algo sobre pájaros y sobre China, pero tal vez necesites informarte mejor para que esa escena sea creíble y no metas la gamba diciendo que tu protagonista ha viajado a China y ha visto una bandada de una especie de aves que ni de coña se encontraría en ese lugar.

Este es el momento de buscar información. Te recomiendo que lo hagas antes o después de la sesión de escritura para no perder el hilo. Guarda en un archivo los enlaces a webs o títulos y páginas de los libros donde hayas mirado esta información. Así, siempre podrás ir a buscarlo si algo no te ha quedado muy claro o si necesitas buscar más información sobre el tema.

Tip extra: Usa un código de colores

Los colores siempre ayudan, por eso utilizo un código de colores en el proceso de escritura. Por ejemplo, si estoy escribiendo una escena y me doy cuenta de que no tengo la información necesaria para saber si lo que estoy poniendo tiene lógica, marco ese trozo en amarillo y sigo escribiendo. El color amarillo, en mi código de colores, significa buscar información y revisar.

Otro caso es algo que necesite corregir. Tal vez no caigo en la palabra que estoy buscando y pongo otra similar. Pues lo marco en rojo y sé que necesito corregir esa palabra.

De esta forma, en vez de frenar tu escritura y ponerte a pensar, corregir o buscar información, sigues escribiendo y terminas tu sesión de escritura con las palabras que te habías propuesto. Luego ya revisarás y corregirás.

Está claro que no existe un solo método funcional para todos, pero si agarras un poco de aquí y otro poco de allí, al final das con el tuyo propio.

Cuéntame más abajo si te funciona este método o si tienes otro que te funcione mejor.

Te recuerdo que, ya seas brújula o mapa, puedo ayudarte a escribir esa novela que tanto se te resiste. Te acompañaré durante el proceso de escritura, buscaremos el método que mejor se adapte a ti, haré un seguimiento de tu trabajo, te aconsejaré y tendremos reuniones virtuales para hablar sobre el proyecto, entre otras cosas. Contacta conmigo aquí o envíame un email a nika@nikaminiva.es para saber más o pedir un presupuesto.

Otros servicios que pueden ayudarte.

Comparte si te ha gustado:

Nika Miniva

Soy escritora, correctora de textos y, por supuesto, lectora apasionada. Leo casi toda clase de libros, aunque mis favoritos son los de fantasía, terror, ciencia ficción y también el manga.

También puede gustarte...

Deja un comentario